RUTAS

Los Arribes del Duero, la hermosa tierra de las piedras

los-arribes-del-duero

No sé quien me dijo alguna vez que en las tierras de fronteras es donde se encontraban los lugares más especiales. Quizás por la mezcla cultural provocada por el trasiego humano de un lado al otro, quizás por las innumerables historias de conflictos bélicos o de contrabandistas que se arriesgaban para comercializar ilegalmente con tabaco y café o simplemente porque la frontera física está representada por un elemento natural imponente. De cualquier forma son lugares repletos de sorpresas ideales para ser explorados. En este caso, nuestra espectacular frontera es Los Arribes del Duero, un sinfín de hoces y pedregosos acantilados que configuran una sinuosa línea que delimita España con Portugal.

La comarca de Sayago, al noroeste de la provincia de Zamora, está compuesta por 24 municipios. Todos, a excepción de Fermoselle con poco más de 1000 habitantes, son micropueblos así que no podemos estar en mejor sitio ¡Que empiece la aventura!

Para recibirnos no podríamos tener mejor embajadora que Numa, artista ceramista que reside en la pequeña localidad de Gamones donde decidió montar su taller, su hogar y crear su familia. Hace más de 20 años, ella y otros tantos jóvenes llegaron para emprender una nueva vida lejos del estresante día a día en la ciudad y eligieron estos pueblos que, ya por entonces, sufrían la despoblación.

Experiencia de artesanía cerámica con Numa Cerámica
Experiencia de artesanía cerámica con Numa

Nos recibe en su casa-taller, una encantadora estructura de piedra que ellos mismos han recuperado respetando las características originales de lo que por aquí llaman cortinos. Todo Gamones está constituido por este tipo de viviendas en las que además de la casa se encontraban cuadras, huertos e incluso pequeñas tierras de cultivo. Un par de vueltas por sus calles bastan para hacerte creer que has retrocedido 50 años porque por aquí poco ha cambiado desde entonces.

Tras explicarnos y asesorarnos un poco sobre qué visitar y a quién debemos conocer, Numa nos ofrece disfrutar de una experiencia de artesanía cerámica. Nos hace jugar con plantas aromáticas y nos motiva para que demos rienda suelta a nuestra imaginación. Quedamos fascinados por su creatividad, la que transmite con dulzura y entusiasmo en el relajado ambiente que nos proporciona su taller.

Taller de Numa Cerámica en Gamones (Zamora)
Taller de Numa Cerámica en Gamones (Zamora)

Siguiendo su recomendación nos dirigimos a ver los chiviteros, una especie de redil de piedra que usaban antaño los pastores para guardar los rebaños de cabras y sobre todos sus crías, los chivos, un manjar para lobos, zorros y otros depredadores. En el centro del recinto amurallado se encuentran pequeñas chozas de piedra y escoba donde protegían a las crías de posibles pisotones y empujones del resto del rebaño.

Simón en los chiviteros
Simón 🐶 en los chiviteros

Para aplacar el calor de estos días nada mejor que una ruta en paddle surf por las aguas del Duero. Cruzamos al otro lado del río y desde el embarcadero portugués de Miranda de Douro remontamos las tranquilas aguas hasta la siguiente presa aguas arriba. No hay mejores vistas posibles de los acantilados ni mejor forma para observar la población de buitres que anidan entre las rocas. Deporte, agua y naturaleza. Gustitos simples.

Antes de que caiga el sol vamos a ir a un lugar del que nos hablan maravillas, el Castro de Peña Redonda. En las inmediaciones del vecino pueblo de Villardiegua, recorriendo caminos no asfaltados pero en muy buen estado para circular con la furgo llegamos a un antiguo castro celta. Este fue el lugar elegido en el que se asentó un poblado vetón y en la que ahora sólo quedan los restos de la antigua ermita de San Mamed. Lo más sorprendente está un poco más adelante. Acercándonos al precipicio que cae hacia el río Duero se encuentra una gran piedra de forma esférica que le da nombre al lugar. Lo más sorprendente es la posición de falso desequilibrio en la que se encuentra y parece magia que el gigante pedrusco no caiga por sí solo rodando ladera abajo. Ver atardecer en este lugar es un regalo de la naturaleza, las vistas son increíbles y si además la compañía es la perfecta este momento puede entrar en el ranking de los ratitos más felices de la vida.

Castro de Peña Redonda en los Arribes del Duero
Castro de Peña Redonda en los Arribes del Duero
Atardecer en los Arribes del Duero
Atardecer en los Arribes del Duero

Despertamos pensando que quizás el pedrusco cayó durante la noche, abrimos la ventana para comprobar que aún sigue ahí y para aprovechar la energía tan especial que desprende el lugar y nos montamos una improvisada sesión de “Chi Kung”. Este lugar invita al equilibrio de cuerpo y mente.

Ahora cargados de energía y motivación nos proponemos seguir descubriendo lugares increíbles por Los Arribes del Duero.

0 Comentarios

Y tú, ¿qué opinas?

Tu email no se mostrará públicamente. Los campos requeridos están marcados*