Maldà

Imagen del pueblo
Lleida

Maldà es un pueblo situado a 428 m de altitud, donde la historia brota por todos los rincones. Al s.XII estaba rodeado de murallas y cerrado por portales. Tres construcciones, símbolos exponentes del predominio histórico en este punto estratégico, caracterizan la estampa de Maldà: los restos del castillo, la iglesia románica de San Pedro y el templo de Santa María. Ascendemos hasta la parte alta de la villa, donde tendremos una gran vista panorámica de todas las tierras de alrededor y podremos contemplar un excelente paisaje que combina pequeños bosques de encina, pino y carrasca, que dibujan los relieves ondulados de las colinas, las tierras de secano y los bancales más ricos de los valles. La mirada se pierde Maldanell arriba, Corb allá, o vigilando la comarca vecina de las Garrigas. En Maldà, la ocupación primordial es la agricultura, básicamente de secano: cereal, almendro, olivo y vid; la de regadío se limita a las llanuras más fértiles de los ríos Corb y Maldanell. La producción de aceite y vino se comercializa a través de la cooperativa. Las explotaciones ganaderas, los pastos y la harinera completan la actividad laboral y económica del pueblo. En Maldà está la cooperativa del campo donde se produce y elabora aceite de oliva. El edificio está declarado Bien Cultural de Interés Local.

Cosas que hacer:

  • Visita la Iglesia Romànica de Sant Pere
  • Visita el Parque de la Font Vella
  • Ruta por el Camíino de San Jaime

Servicios que podrás encontrar:

  • Restaurante, Bar
  • Casa rural
  • Tienda, Panadería